martes, 14 de septiembre de 2010

La velocidad de lo perdido de Cezzane Cardona


La velocidad de lo perdido

Cezzane Cardona
Terranova
Páginas 260

La velocidad de lo perdido de Cezzane Cardona es una novela nueva en el panorama literario puertorriqueño, llena de astucia narrativa y sentido histórico político. Esta es la primigenia obra extensa de un autor joven con un futuro muy, muy prometedor en al narrativa isleña.

Curiosamente La velocidad de lo perdido se centra en el tema de Berlín, ciudad ecléctica y marcada por el sinsentido político hasta el desplome del símbolo mundial del Berliner Mauer. El debate entre el mundo capitalista y el socialista se inserta en el personaje principal, un maduro académico que, según su parecer, está destinado al fracaso literario. Sin embargo, lo que asombra de esta novela no es la manera en que un autor puertorriqueño domina la imprescindible controversia ideológica que ha perdurado hasta el presente, sino como una voz narrativa fina y flexible se maneja entre los adjetivos precisos y las citas constantes a textos esenciales de la literatura internacional.

La velocidad de lo perdido narra las vicisitudes de un viajero antillano que se entrelaza con otros coloridos residentes de la Berlín, post caída del muro. Fetos de novelistas, prostitutas, escultoras mudas, amantes ninfomaníacas y estrellas pornográficas se mezclan con la crítica a la lucha estudiantil del Recinto de Río Piedras en pro del socialismo y el debate entre la academia y la creatividad.

Cezzane Cardona ha cumplido con el único mandamiento que exige la literatura, el leer. Su estilo moderno y cadencioso guarda una mezcla extraña entre Rodríguez Julia y Luis Rafael Sánchez. Parecería exagerar, pero lo cierto es que el ojo juicioso comprenderá que La velocidad de lo perdido supone un nuevo marco artístico, mucho más influenciado por el mundo europeo que por el estadounidense.

Pocas veces se ve una novela como esta en nuestras librerías. Capaces de obligar a hacer una lectura lenta y minuciosa, que obliga a repasar la historia y los ideales políticos. En definitiva, esta novela puede clasificarse como una que emerge luego de la experiencia de la Huelga Universitaria del 2010. Cardona expresa en ella una mirada reflexiva a un Berlín que marcó la historia del mundo, su personaje es la encarnación del impacto del comunismo europeo, ya enflaquecido por sus enemigos, en la conciencia antillana.

Le recomiendo La velocidad de lo perdido a aquellos amantes de la literatura nueva. No obstante será devorada también por curiosos de los temas políticos, la historia y la filosofía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada