martes, 26 de abril de 2011

Sección de Crítica de Libros: Sobre la destrucción de Guillermo Rebollo Gil

Sobre la destrucción
Guillermo Rebollo Gil
La secta de los perros
57 paginas



Sobre la destrucción es la más reciente colección de versos de Guillermo Rebollo Gil. Este poemario trasciende lo esbozado en La carencia y se presenta como una nueva perspectiva en el estilo del autor.

El libro inicia con un tono apocalíptico en el poema “allow me to introduce myself” donde lo primero que se pide es la fuerza para sobrevivir. La voz poética juega con la jocosidad del cínico y resalta que su miedo es que lo asalten en la zona metropolitana. Por eso, la voz destaca que lo que quiere “es no tenerle miedo al bajo mundo” y luego certifica que cuando todo se destruya él será lo que quedará en Guaynabo.

Rebollo va a al grano desde el inicio, este texto es una multiplicidad de destrucciones. Por un lado se desmorona Puerto Rico, la zona metropolitana, el entorno del poeta. Por el otro, es el autor mismo el que se destruye el que se desdobla ante su vida para luego escapar a lo único que sobrevivirá el desastre: la lírica.

Con tono irónico y atrevido el poeta desata su verbo hasta contra su propia familia allegando su origen cada vez más hacia una naturaleza diseñada para la destrucción.

Otro ejemplar interesante es el poema “everything turns into writing a name for a day” donde se vulgariza los medios de comunicación y su insaciable sed de caos. Aquí la voz canta al dolor haitiano post terremoto y denota que los sujetos, o sea el propio pueblo de Haití ha desaparecido ya que los visuales de casas destruidas, fuegos y cuerpos ensangrentados son ahora los personajes principales. Crudamente la semiótica de la destrucción suplanta la condición humana.

Sobre la destrucción resalta el hecho de que el propio Rebollo Gil ha tenido que encerrarse en el crisol y fundirse con los elementos de su nueva poesía. El hecho se muestra en el poema “spoken word is dead y la estamos pasando de maravilla” donde se vapulea a la propia poesía y al performismo al momento en que el autor se canta cómplice forzado a su naturaleza de clase media alta. Los ojerosos de la lírica encontrarán aquí un coloquio interesante con la banda Tráfico Pesado.

Sobre la destrucción no deja su contexto político a un lado, en esa dirección encontramos poemas donde se le versa al Gobernador Luis Fortuno, a los embates gubernamentales contra el caño Martín Peña y los tiroteos que cada fin de semana adornan el cielo. No duda el poeta en darnos dos macabras realidades: Primero que “las balas a congresistas no cuentan como balas perdidas” y segundo que nos encontramos en el “puerto rico verde…” y destruido.

Este es un texto rápido e individual, se oferta como una excelente lectura para los amantes de la poesía contemporánea y para aquellos que desean una incursión más cruda hacia la misión del arte como ente desvelador. No queda duda de que los seguidores de Rebollo Gil se toparán con estilo diferente, más atrevido y gracioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada