martes, 13 de septiembre de 2011

Sección de Crítica de Libros: Correr tras el viento de Elidio La Torre Lagares



Correr tras el viento
Elidio La Torre Lagares
Editorial Terranova
268 páginas


Correr tras el viento es la nueva aportación del veterano narrador Elidio La Torre Lagares. Esta novela denota una fascinación por conceptos abstractos sobre lo que es el arte, su valor y su relación con el poder.
La obra destaca las desavenencias de los personajes Brad Molloy y Dolo Morales. El primero es un ex convicto que se dedica a traficar chocolates embebidos de un poderoso afrodisiaco por las calles de San Juan. El segundo es su asistente, un cómico joven de la generación del reggaetón que aspira a ser cantante.
Los personajes viven en el margen y en lo extraordinario, abundan en ellos las pasiones y deseos por un futuro exitoso a través del cacao. No obstante, su vida se troncha con la muerte de un cliente que está vinculado al tráfico ilegal de arte en Puerto Rico.
La novela cobra brío al rellenarse con magnates obsesionados, policías corruptos, gangas que trafican pinturas y una mujer letal al corazón que perfuma cada página con sus movimientos.
La obra es de capítulos largos y verbos meticulosos. Su construcción es mayormente lineal pero se distingue por el frecuente uso de personajes interesantes con historias particulares que no escapan el detalle creativo del autor.
Correr tras el viento le da un valor distinto al arte. De esta forma, un Stradivarius, una pintura de Da Vinci, una escultura o un simple chocolate suizo se transforman en herramientas de poder. No cabe duda de que el mensaje de La Torre es claro: el arte es vida y muerte al mismo tiempo.
La obra también ofrece una construcción de la ciudad mucho más misterioso del que conocemos. San Juan se desdobla en el exceso y se presenta poblada de música, sexo y gente deseosa de sensaciones. Podría explorar que el San Juan de Elidio La Torre es el preludio de una ciudad al estilo del Sin City de Frank Miller.
Elidio La Torre sienta las bases para una novela más compleja y ambiciosa en la literatura contemporánea. Correr tras el viento es una pieza retante, llena de giros, tramas nuevas y un vocabulario puntilloso. Su estilo narrativo es casi cinematográfico, hermanando a su autor con las técnicas empleadas por la Generación Nocilla en España.
Se la recomiendo a los lectores experimentados, los amantes de la narrativa detectivesca y el cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada