martes, 11 de octubre de 2011

Sección de Crítica de Libros: El Eróscopo de Ana María Fuster Lavín



El Eróscopo 
Ana María Fuster Lavín
90 páginas
Isla Negra


Los calendarios son una invención útil y mística: los hay solares, lunares, fiscales y astrales, entre otros. Al último, comúnmente le llamamos horóscopo y, junto a sus contrapartes, especula la historia, la edad, el amor y el futuro.
Para Ana María Fuster Lavín, esto no parecía suficiente. Por eso se abalanza a crear un nuevo calendario donde la poesía es el común denominador para medir el resto de nuestra existencia. Su libro El Eróscopo es una sumatoria de los versos en tiempo astronómico e incorpóreo. O sea, Fuster desarrolla su propia cronología y encaja a la poesía en las estaciones, los días y meses.
El poemario comienza con un revelador acróstico que deja las bases para el desarrollo de una poética llena de erotismo y vitalidad. Fuster luego se apodera de las estaciones y las convierte en versos que desnudan el yo lírico y el pasado de la autora.
Seguido, la poeta divide la semana en días y otorga a cada uno un sentimiento particular. Hay mucha alusión a la melancolía y la añoranza, así como un dialogo concreto entre la voz poética y el poema en sí. Perdura en toda esta sección la alusión a los pronósticos, la lluvia y la muerte.
La tercera parte del libro se intitula “Son los meses la medida de un poema”. Nuevamente Fuster Lavín desarrolla una glosa con el calendario. En esta pieza operan las contradicciones y la sinceridad. Así, la poeta aborrece los clisés en febrero, siente frío en abril, renace en julio y en agosto hace el amor con las palabras.
            La cuarta parte es homónima a la intención del texto. En ella la poeta trabaja los signos zodiacales con un reparto erótico y místico. Predominan las alusiones a las figuras de los clásicos griegos, el enfrentamiento al yo poético y lo erótico como llave del devenir.
            El Eróscopo contiene una fuerza netamente femenina capaz de desarrollar una voz particular. La autora confiesa que es “poeta, loca, néctar divino, libro nocturno, legión y mujer”. Sus versos están repletos de un atrevimiento que no busca libertad para la mujer sino que la trabaja y la experimenta de forma sensual.
            El Eróscopo es una colección de poemas digna de una primera, segunda y hasta tercera lectura. Ana María Fuster Lavín se ha anclado en la historia literaria puertorriqueña como una de las maestras del erotismo. Une su pluma a virtuosas del calibre de Katia Chico, María Ostolaza y Johanna Recart. Se lo recomiendo a los amantes de la poesía contemporánea, los académicos y los jóvenes. Sin embargo, si eres mujer, debes leer este libro.
Amigos los espero…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada