martes, 20 de noviembre de 2012

Breves de literatura de bolsillo


     La crisis económica no solo ha alterado los mecanismos de intercambio sino los de producción y distribución. La literatura no está exenta de esto. Ha sufrido como cualquier otra gestión humana y también ha visto sus fórmulas desdoblarse y reinventarse. En el lado más radical se encuentran los nuevos lectores electrónicos, pero por otra esquina– más tradicional –ha regresado la siempre querida literatura de bolsillo.
(Foto tomada de Revista Cruce)
     A razón de estas circunstancias la editorial Espejitos de Papel se lanzó a la encomienda de desarrollar una colección literaria que cumpla con los requisitos económicos exigidos tanto por los consumidores de literatura contemporánea y las propias editoriales. Como base, usó tres criterios rectores: El gastar el menos papel posible, presentar una literatura de bolsillo que no sacrifique la calidad y establecer un precio accesible para el público local e internacional. De esta ecuación sale la colección de 19 micro-publicaciones bautizadas La quinta esquina del viento.
     Primeramente, abrimos el paso con la entrega de la Dra. Herminia Alemañy Valdés titulada Lentejuelas, canutillos y chaquiras. En estos versos la voz reescribe la creación del mundo desde el lente femenino haciendo un colorido homenaje a las raíces mexicanas, las obreras y las artesanas. Existe en este librillo una fuerte referencia al universo, las deidades y los mitos. Alemañy complace con poemas un tanto largos en donde la mujer reina como eje central dejando entrever que las manualidades y artesanías que tanto se mencionan son a su vez la confección del poemario mismo.
     Con un breve salto pasamos a Laberintos (Poemas donde la belleza se arruina hermosamente) del joven mexicano César Augusto Trujillo Sánchez. Esta colección destila versos que se amarran a lo urbano, con un toque fuerte de vanguardia y donde predomina el cuestionamiento del yo. Sin duda, los versos dejan una fuerte impresión existencialista sin machacar demasiado en lo coloquial. No cabe duda de que Trujillo Sánchez es una de las voces más originales de la incipiente muestra de poetas de Chiapas.
Por otro lado Con las peores intenciones es un surtido del poeta puertorriqueño Edgardo Nieves Mieles. En esta entrega el autor ofrece parte de su más reciente producción poética caracterizada por su ironía, humor y creatividad. Los poemas no son largos, pero sí sus títulos, creando a veces una inversión donde el bautizo de los versos dice más que su cuerpo. Aquellos que no hayan tenido la oportunidad de leer A quemarropa, tendrán aquí un maravilloso “sneak peak” que si peca de algo, es de lo rápido con que se le da lectura.
(Retrato de Mister James" de René Magritte)
     Por su parte, en Versiones minimalistas acerca del poema o el estúpido martirio del escribiente, Rodolfo Girón presenta una poesía colorida, donde se evoca constantemente el calor y la luz. Sus versos son libres y flexibles, con un lenguaje que no abusa ni deja espacios parcos. Constantemente, el vate cuestiona sobre el devenir del amor y sobre la ausencia a la vez que ofrece algunas piscas de ese difícil arte que trabaja. A modo de ejemplo, en el poema “qué brisa moldeó”– y hay que subrayar que ninguna de sus piezas ostenta títulos –pregunta con cierta melancolía: “De qué hemisferio/ escapó la golondrina de la tinta/ palabrita mía”. Si fuésemos a dar una palabra capaz de resumir la obra del joven mexicano, tendríamos que circunscribirnos a “naturaleza” ya que sus versos presentan una soltura hacia lo terrestre al evocar con frecuencia el viento, las aves, las raíces y hasta la selva.
     En materia de narrativa la colección ofrece una pieza confeccionada por el binomio Edgardo Nieves Mieles y José Liboy Erba denominada Las aventuras del pez gato. En este cuento, de unas 34 páginas, los autores exploran la mutación de un hombre tanto en forma como en tristeza. Específicamente, exploran la historia de un hombre/experimento que poco a poco se transforma en un ser de la ictiología. Las descripciones, el vocabulario y la forma evitan que el cuento se desprenda totalmente hacia la vertiente de la ciencia ficción, dejando así un sabor similar al “Concierto de metal para un recuerdo” de Manuel Ramos Otero. Abunda la narrativa suelta y libre de Liboy Erba con una clausura llena de detalles y buen vocabulario cortesía de Nieves Mieles.
     Aquellos que se vean en la encrucijada entre leer o salvaguardar el bolsillo tiene en esta colección un poderoso aliado. Los libros no pasan de las cinco pulgadas en carpeta blanda. Sus atractivas portadas y módica propuesta son quizás un llamado a las demás editoriales isleñas. He aquí 19 pequeños David con honda en mano, listos para derribar ese enorme gigante de la desidia que tanto nos impide leer en estos días. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada