martes, 13 de julio de 2010

Relecturas: Crítica de Libros Diciembre 2009

Parte del compromiso de Ficciología es archivar los trabajos que se hacen en la sección de Crítica de Libros. Para actualizar nuestra lista hasta las secciones más recientes estaremos trabajando una sub-sección titulada, Relecturas, en la cual podrán apreciar algunos de los libros que todavía pueden adquirir en sus librerías favoritas.




Deleitación minimalista; Sushi: Bite size poems de Samuel Medina
Autor: Samuel Medina
80 Páginas
Agentes Catalíticos


Sushi: Bite size poems de Samuel Medina es un gourmet poético capaz de dejar al lector en un estado de estupefacción benigna y mucha hambre literaria. Este poemario fue galardonado con el Premio del Primer Certamen de Poesía de la Universidad de Puerto Rico en el 2008 y es una de las mejores publicaciones que he leído en lo que va de semestre.
Samuel Medina nos presenta en este libro una fascinante imbricación de elementos gustativos e innovadores. Es un libro de haikus, pieza lírica que se caracteriza por ser una construcción poética de tres elementos fonológicos ordenados en un patrón de tres estructuras métricas sencillas que, tradicionalmente, dan al lector una experiencia lírica profunda pero minimalista. Las características principales en el orden abstracto de estos poemas circunvalan en el silencio, el cuestionamiento filosófico-moral y la sensación de falta de control en la lectura. La mayoría de las veces un haikú termina con un kireji, que traducido al castellano significa palabra cortante.
Medina, y su despliegue de versos sabrosos, hacen alarde de esta tradición japonesa. Sushi Bite size poems es un libro enteramente gustable. Así lo señala el poeta Javier Ávila cuando reseña en el prefasio que Samuel Medina ha desarrollado un microcosmos comestible en la pieza “poems are fully eatable” en la cual el poeta desarrolla el punto neurálgico de la obra al ordenar, y cito, “Extirpe el papel./ Todo su contenido/ es consumible.”
Sushi: Bite size poems es una reafirmación del quehacer poético contemporáneo. Bajo esta línea tenemos una serie de poemas titulada “carta abierta al lector” en la cual el poeta se convierte en agente mediador entre el espectador y el texto. Además la voz poética desarrolla un coloquio con su propia obra en la serie de poemas titulada “carta abierta al haiku”. Medina no se limita a la comunicación sino que ejercita la reescritura de la cuestión filosófico-social al desarrollar poemas como “eucaristía” y “propaganda política”.
Sin embargo, es la redefinición poética lo que hace más deleitable a este libro, ya que Medina de-construye al propio texto en los poemas “pulp” en donde señala, y cito, “Me es insólito/ lo voraz de la tinta/ y su respuesta”.
A mi criterio uno de los haikus que hace que uno detenga la lectura y mire a la lontananza es “nowhere land” en el cual el sujeto poético parece desprenderse por completo del libro mientras una voz más misteriosa y certera nos dice que “nowhere land” queda, y cito: “Exactamente/ donde, en este instante,/ yacen tus ojos.”
Cuando el lector cierre el libro sentirá el retortijón del hambre descalabrarlo y no tendrá otra opción que volver a leer el texto y descubrir una segunda lectura, o quizás una tercera, una cuarta y así sucesivamente.
Sushi: Bite size poemas es un libro excepcional, de esos que deben adquirirse con premura por aquellos amantes de la poesía. Nos resta decir por último, pero no menos importante, que Samuel Medina se instala como una promesa de la poesía en las postrimerías de esta década. Por mi parte espero más de este autor, quien sin duda nos traerá obras magnas en el futuro.












Los sueños de un libertador de Fermín Goñi
Novela Histórica
381 páginas
Rocaeditorial


Los sueños de un libertador, del escritor pamplonés Fermín Goñi, es un libro que amarra al lector por su trama aleccionadora y sorpresiva. Este texto pertenece al género de la novela histórica, y en ella se narra la vida del militar latinoamericano, Francisco de Miranda.
Como ya se sabe, la novela histórica es un ejercicio dificultoso dado que el escritor se encuentra en la entrelínea de dos disciplinas y puede ser tentado a cruzar más hacia los datos históricos que a la invención literaria. Sin embargo, Los sueños de un libertador tiene la salvaguarda de que emplea diversas técnicas narrativas para exponer al lector al mundo del Siglo de las Luces sin perder los elementos íntegros, como por ejemplo: los diálogos, descripciones y el buen uso de la intriga. Además, vale recalcar que la propia vida de Francisco de Miranda parecía una gran novela. El personaje, oriundo de Caracas, Venezuela, pasó a estudiar ciencias castrenses en España y luego luchó bajo su bandera contra los moros. En vida fue admirado por Catalina la Grande de Rusia, respetado por Napoleón Bonaparte y para completar la lista se codeó con George Washington en los albores de la independencia estadounidense.


Fermín Goñi nos presenta a Miranda como un joven ambicioso, amante de la lectura y luego como un revolucionario que cambió la historia de América. Y es que como señala el autor, Francisco de Miranda fue el precursor de Simón Bolívar, y también el idealizador de la unificación latinoamericana bajo una superpotencia que denominó la Gran Colombia. Un conglomerado de los virreinatos ultramarinos bajo el dominio de un emperador a quien se le denominaría Inca, independiente, soberano y con capacidad de comercializar con quienes entendiera necesario.


El libro salta de la narración de tercera a primera persona, siendo a veces el propio Miranda quien nos trae sus vivencias. Otras veces la narración se expone a través de documentos suscritos por diferentes personajes que en alguna manera se relacionaron con el personaje principal.


La obra también tiene algunos de los elementos de la novela del viajero dado que la voz narrativa persigue a Francisco de Miranda en su “grand tour” (así lo pronuncia el propio Goñi) a través de la Europa continental. Los paisajes de España, Inglaterra, Milán, Cuba, Filadelfia, Italia, Grecia, Suecia, Rusia y Francia se cruzan con facilidad a través de las páginas, como si el propio Miranda no tuviese fronteras.


Otro elemento que no debe ser descartado es la representación de la figura de la Inquisición como parte de las garras del reinado español. La obra desata una compleja trama política que envuelve a Reyes, Emperatrices, Cónsules y ex sacerdotes con la sagacidad de no caer en el elemento “snob” que caracteriza a tanta literatura contemporánea. En otras palabras, el lector encontrará en esta novela a los maquinadores del Sacro Tribunal, los orígenes masónicos con que se relaciona la historia de los Estados Unidos, los chismes de amantes en la Rusia del 1790 y las tramas de espionaje inglés con la naturalidad de sus elementos, sin la pomposidad exagerada o el excesivo cliché de las teorías de la conspiración. O sea, hay un despliegue de descripciones muy logradas que llegan a transportar al lector al mundo dieciochesco y a las tramas políticas del momento. Goñi reseña el pensamiento de Miranda de forma lúcida al presentar la constante pugna del personaje en contra de sus calumniadores y la resignación que lo llevó a renunciar al gobierno español ante la inevitable falla de sus instituciones y políticas. Además, el autor despliega una asombrosa habilidad para adentrar al lector en las batallas de Melilla y Argel en África, el ataque naval a Pensacola en Estados Unidos, la Revolución Francesa y, por último, la Guerra por la Independencia Hispanoamericana. Además, no se le escapa al autor describir la insaciable sed de lectura y la asombrosa biblioteca que acompañó al guerrero por todo el mundo, y es que, como lo describe Goñi, Francisco de Miranda es el latinoamericano ilustrado por antonomasia.La narrativa cuenta con un vocabulario culto, lleno de tecnicismos militares. Además es un recuento maravilloso de figuras políticas y militares del siglo XVIII. También nos presenta una bibliografía de los libros que circulaban en aquel entonces. Podría parecer una lectura pesada para principiantes del género de la novela histórica; sin embargo se le escurrirá con soltura a los aficionados de este tipo de escritos, los historiadores, los admiradores de recreaciones militares y sobre todos a los seguidores del movimiento separatista latinoamericano. Para ellos Los sueños de un libertador de Fermín Goñi es una pieza indispensable en su biblioteca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada